Jorge Torres Fue Denunciado a las Autoridades Militares por Mario Villanueva Madrid

* ¿Cuántas Veces se Puede Detener al Mismo Narcotraficante?
Cancún, Quintana Roo.- Ahora nos salen con que fue el trabajo coordinado de, transcribo textual, “La Agencia Federal de Investigación e INTERPOL-México” el que logró, supongo que con un esfuerzo manicomial, poner en la cárcel al jefe del Cartel de Quintana Roo.
Con la salvedad, ignorada por el boletín 74 de la PGR fechado el domingo 27 de enero del año del Señor 2002, capicúa por cierto, de que dicho personaje, de nombre Jorge Torres Téller ha estado tras las rejas en Belice desde el pasado 9 de octubre.
¿Para quién es la burla?
Vaya que tuvieron que esforzarse los señores de esa institución para lograr su cometido, y luego doblemente para comunicarlo con tanta eficiencia a los mexicanos que seguimos huérfanos del derecho a la información. Y que tal vez, sólo tal vez, nos merecemos más respeto.
¿Qué será esa “Agencia Federal de Investigación”? Porque igual se refieren a la norteamericana, FBI por sus siglas en inglés, que a la recién creada policía que “los mexicanos nos merecemos” según declaró recientemente la subprocuradora Malvido.
Chance y los gringos, una vez más, nos pusieron al delincuente de pechito, con la salvedad de que ya estaba preso, de que desde hace varios meses se habría iniciado el trámite de extradición, de que ha habido muertes y cateos oficiales posteriores a su detención en Belice.
Resulta que en octubre del año pasado el huracán Iris amenazó con entrar al vecino país. El estado de alerta, la emergencia obligó a mover de sitio un cargamento de más de una tonelada y media de cocaína. Al hacerlo fueron detenidos el multicitado señor Torres y sus cómplices, fue la casualidad detrás del decomiso de droga mayor en la historia de esa nación.
Torres, identificado plenamente en la entidad por las imágenes difundidas por la televisión beliceña al día siguiente de su detención, es el narcotraficante más buscado en la entidad, el padrino local, el dueño de la plaza para que nos entendamos. Un hombre que se movió con absoluta libertad bajo el amparo de su membrete de empresario. Es, también, para algunos cómplice de Mario Villanueva.
Sin embargo hay testimonios de que en su día el hoy exgobernador de Quintana Roo solicitó su detención a las autoridades militares.
Es decir, se trata justamente, de quien podría esclarecer los supuestos vínculos de Villanueva Madrid con el narcotráfico. O evidenciar, en su caso, las complicidades militares con el tráfico de droga en la entidad.
Yerno de una familia poderosa localmente, el señor Torres habría sido responsable del tráfico de drogas en la entidad desde que fue jefe de la Zona Militar el general Agustín Valladares, uno de los jefes militares que Mario Villanueva citó como testigo de descargo. Quien, supuestamente, habría conocido plenamente las actividades ilícitas de Torres Téller.
¿Por qué no fue detenido por las autoridades una vez que el entonces gobernador le informase a dicho general de las actividades ilícitas de Torres? Es uno de los tantos misterios a resolver.
Desde octubre del año pasado las autoridades beliceñas han intentado deshacerse del narcotraficante por, según sus testimonios, no contar con condiciones de seguridad carcelaria suficientes. En Quintana Roo su aprehensión, por la casualidad del mal tiempo en el mar Caribe, fue un escándalo mayor. Se le ligó, incluso, a varias ejecuciones en Chetumal y Belice una semana antes de su detención.
El juicio local, en ese país, no ha concluido. Cabe recordar que el narcotraficante fue detenido en la mayor flagrancia, personalmente encabezando el traslado de la droga.
¿Por qué ahora darlo a conocer?
¿Por qué ocultar la verdadera fecha de su detención?
¿Por qué involucrar a INTERPOL en un asunto resuelto ya que desde el principio se supo cuál era la identidad del delincuente?
¿En qué pudo haber consistido la investigación, el calificado por la PGR como “trabajo coordinado”?
¿Por qué negar que ha estado por varios meses sujeto a juicio por los mismos delitos en otro país?
¿Qué pretenden las autoridades mexicanas con tanto misterio, con el ocultamiento intencional de la verdad?
¿Cómo se relaciona Jorge Torres con Mario Villanueva Madrid, con el Cartel de Juárez, con Amado Carrillo, con Alcides Ramón Magaña?
¿Si existía una orden de aprehensión en su contra, desde el mes de julio de 2001, por qué tardaron tanto en identificarlo oficialmente? ¿Por qué no fue revocada de inmediato la nacionalidad beliceña que tenía bajo un nombre falso?
Y, la pregunta más importante, a quién creerán que le ven la cara de estúpido en la PGR.

Adelante, opina: