Tambien en Nueva York se Cocen Habas…

* La Percepcion de la Seguridad y Giuliani
Nueva York.- La magia de Rudolph Giuliani existe. Tanto así que en esta gran urbe la percepción sobre la inseguridad va en aumento directamente asociada a su ausencia.
Esto es infinitamente significativo, así con mayúsculas, porque las cifras de criminalidad son, en contraste, las menores en cuarenta años.
Es decir que los índices, la realidad, hablan de la mejor opción posible. Pero la gente, como sucede en nuestro país, tiene una percepción en contrario.
Los asesinatos están en su nivel más bajo desde 1963, hace casi cuarenta años… imposible imaginar una meta más perfecta. Solamente 570 asesinatos en este año a comparar con los 2,245 en 1990.
Pero no son suficientemente pocos. No tienen la traducción deseada en la mente de los neoyorkinos que se quejan de que su actual Alcalde, Bloomberg maneja la ciudad como si fuese una empresa.
Esta es la magia de Giuliani.
Y es la pesadilla para su sucesor, así como también para los responsables de estudiar la realidad en Nueva York. Porque las encuestas hablan de otra realidad que no puede ocultarse: El treinta por ciento de los neoyorkinos piensan que su ciudad es menos segura hoy que antes.
La percepción sobre la inseguridad que se vuelve tan importante como la realidad.
Hoy nos avisan que Rudolph Giuliani tal vez no llegue a concretar su asesoría para la Ciudad de México, lo que sería una verdadera lástima para todos nosotros. Porque a final de cuentas se trata de sentir, de creer, de asumir internamente que vivimos en un mundo más seguro. Y esto se vuelve tan importante como la realidad.
Cuando el Secretario de Seguridad Pública, Alejandro Gertz, fue a su comparecencia con los diputados lo que le esgrimieron como una feroz crítica a su desempeño fue, precisamente, que la percepción de la ciudadanía es que hay mayor inseguridad. Asombrosamente en la Ciudad de México hay un proceso en contrario, la gente encuestada piensa que Marcelo Ebrard es un buen funcionario, es decir tiene la “percepción” a favor de.
No olvidemos que la percepción de que Vicente Fox podía hacer un gobierno mejor, podía en verdad cambiar la realidad nacional, fue la que lo llevó al poder.
El ejemplo de lo que sucede en Nueva York debe de provocar un análisis más profundo todavía. Hace doce, diez años esta gran urbe era una de las más inseguras del mundo. En cifras y en percepción. Los ciudadanos que la habitaban te ofrecían todo tipo de consejos sobre cómo sobrevivir en sus calles, así fuese por el trayecto más corto, por el recorrido en Metro más simple.
Ni los turistas ni los ciudadanos estaban seguros en ninguna de sus calles.
Hoy quienes no vivimos aquí encontramos una urbe que vive de noche, de madrugada, que permite hacer las compras del mercado a cualquier hora, que te regala sus calles para regresar a casa caminando sin voltear a mirar atrás. Que te da la libertad.
Pero no es la opinión de los neoyorkinos.
Ellos quieren que regrese Giulini y su política de “Cero Tolerancia”.
Dicen que de hecho, así lo percibían, era el jefe de la policía. Un experto lo define así: “La gente no ve las encuestas, la gente escucha y ve otras cosas”.
¿Algún parecido con lo que sucede en el país?
Nueva York se divide en precintos, algo semejante a los barrios ya las delegaciones de nuestra capital. Las cifras dicen, textual, que la criminalidad ha descendido brutalmente en 66 de los 76 precintos pero eso no es suficiente… todos quieren a Giuliani de vuelta.
¿Y nosotros, de qué manera podremos cambiar la percepción sobre la inseguridad en nuestro país?
¿Será suficiente, si es que llega a concretarse, la asesoría del político neoyorkino en el gobierno de la Ciudad de México?

Adelante, opina: