Pero que Necesidad Tenía de Meterse Con Elba

* Las Complicaciones Foxianas…
De las muchas lecciones derivadas del estrepitoso fracaso de las reformas fiscales, hay que destacar que la gente ya no compra el discurso presidencial a priori. Que el encanto de Vicente Fox ya no alcanza para llenar el espacio de poder que el primer mandatario ha dejado vacío desde que se impuso la banda presidencial.
Son ya tres años de promesas, de palabras huecas, de confrontar una perorata publicitaria, de grandes desilusiones. Pobres, en verdad pobrecitos los que confiaron en Vicente Fox, aquellos que compraron plenos de ingenuidad su arenga contra las víboras y las arañas, a favor de los changarros, porque su decepción no tiene límite.
Sin capital político, sin oferta esperanzadora frente a los problemas reales del país Vicente Fox ha optado por una estrategia mediática contra el Congreso, donde lo que importa es -aparentemente- encontrar un buey que cargue con las culpas propias.
La diferencia es que no ha tenido la aceptación que esperaba, que no se la han creído millones de mexicanos que siguen en contra de nuevos impuestos, que están más que angustiados ante un futuro que cancela de cuajo sus expectativas.
Los errores de Fox, ante la realidad de perder el trabajo, de no tener escuelas para los hijos, de no ganar suficiente dinero para la comida, se magnifican.
A esto hay que agregar la capacidad que ha demostrado, de sobra, el primer mandatario para ahondar sus equivocaciones. Para cavar más profundo en sus yerros.
Como lo mostraba una caricatura lapidaria estos días, Vicente Fox parece ser un “Rey Midas” al revés que todo lo que toca lo convierte en excremento.
De ahí que el Financial Times asegure, en su edición de este lunes pasado, que está “arrinconado”. Solamente le faltó agregar que en ese rincón y con esas orejas de burro está por su propia voluntad.
Y parecería que también por su gusto.
Porque a quién se le ocurre juntarse con Elba Esther Gordillo… o creer en las promesas de Roberto Madrazo que ha traicionado a sus mujeres, a sus amigos, a sus correligionarios, a cualquiera que se le atraviese en su camino a lo largo de su vida. Que no tiene en su conducta otra constante que la mentira, que es experto en estafar a todos quienes creen en él.
Roberto Madrazo es el ejemplo más abominable del político perverso y corrupto que actúa llevado por sus intereses personales. Esto lo saben todos, lo vivieron en su día muy cercano los gobernadores priístas que tuvieron que tragarse el inmenso sapo de la lista de “diputados plurinominales” después de sus “promesas”.
Pero ahí va el primer mandatario como si fuese niño de primaria, a ponerse en sus manos.
Y luego, cuando su ecuación falla, cuando innecesariamente se había comprometido públicamente (incluida la palabra bienhechora de la señora Marta) a favor de una reforma que no podía darse en las circunstancias de la Cámara de Diputados, expresa como niño encorajinado su desencanto en cadena nacional.
Además de amenazar a los diputados, como si no tuviese capacidad de asimilar la lección.
Dice el Financial Times que Vicente Fox “ha tenido poca fortuna”, podría sin embargo, muy fácilmente, decir que al contrario, que ha tenido mucha suerte en no tropezarse más seguido con sus propios pies.
Pero que necesidad dicen en los pueblos.
Hacerse amigo, socio, cómplice de Elba Esther Gordillo ha sido uno de los más grandes errores de quien suele equivocarse.
Ahora solamente falta que le pida una credencial de su nuevo grupo político o que la invite a cenar a Los Pinos… perdón, a una meriendita dominical tempranera…

Adelante, opina: