La Apuesta de Emilio Chuayffet

* El Presupuesto del PRI
Hay dos factores, tan distintos entre sí, definitivos para la aprobación del presupuesto federal de forma tan tersa como se dio en esta semana. Uno, definitivo, la presencia de Carlos Abascal en la Secretaría de Gobernación, sacando literalmente las castañas del fuego, operando como dice su nombramiento, remontando cuestas difíciles y, sobre todo, atemperando las broncas de Los Pinos.
Y otro, igual de esencial, el liderazgo de Emilio Chuayffet en la diputación priísta.
Que no puede ser acusado de lacayismo oficial. Menos todavía de trabajar a favor del PAN cuando su vinculación, cierta y de profunda ascendencia con Roberto Madrazo lo coloca fuera de toda sospecha.
Simplemente se necesitaba llegar a una negociación. A un acuerdo en que todos pusieran de su parte, en que se ganara y se perdiese un poco por parte de todos para que hubiese gobernabilidad. Para darle al último año del Presidente Fox un espacio propicio que, a fuerza, se tiene que reflejar en la buena conclusión de una etapa electoral que se avecina más que complicada.
No tenía ningún sentido, eso lo saben tanto Abascal como Emilio, agregarle piedras a un costal suficientemente pesado. Y las cuentas que rinde el titular de Gobernación, lo entienda el primer círculo de Los Pinos o no, son más que buenas.
Cierto que está presente la amenaza de una controversia constitucional por el dinero otorgado al Seguro Social, pero también sabemos que en Los Pinos no asimilan muy pronto las lecciones. Y que los gobernadores siguen en lo que les corresponde, la pelea por dinero en un año de grandes responsabilidades políticas.
Pero hay presupuesto, a diferencia de lo vivido el año pasado para citar únicamente lo inmediato. Que se gestó con muchas negociaciones, y abiertas visitas de los priístas a Bucareli, como ha sido siempre la norma.
Uno de los temas importantes de esto, que con el escándalo de Elba Esther se perdió en los medios, es la exigencia del PRI para que este gobierno panista incorpore al presupuesto del año que viene todo el dinero que no fue ejercido este año, y no hablamos de centavitos. Son subejercicios hasta inmorales, sobre todo en ámbitos que requieren cada día de mayores recursos. No se puede, no se vale, guardar el dinero que primero se pelea salvajemente en el Congreso.
Este es uno de los avances reales del presupuesto federal aprobado.
Tenerlo ya listo le otorga, además, tiempo a los diputados para discutir otras iniciativas de ley que son esenciales. Una de ellas la multicitada autonomía, que es más que complicada en su manejo, de la PGR. Lo que vendría a ser, también, un ejercicio donde se le otorgan mayores poderes a la gente y se le restan facultades omnipotentes al primer mandatario. La aplicación de la justicia no puede, no debe estar al servicio del poder presidencial, sea cual fuese el partido en el poder.
Emilio, que es un jurista serio, un hombre estudioso de las leyes y de la Constitución, quiere también organizar los imponderables que han sido tema prohibido con relación a la posible (aunque poco probable como en los aviones) desaparición física de un Presidente en funciones. Ese vacío que no podemos seguir arrastrando, por el bien de la República.
Tema que, como muchos otros, no ha sido discutido por temor a los intereses que toda. Pero los hombres en el poder público siguen siendo mortales y no podemos, millones de mexicanos, vivir en el limbo de lo que podría suceder si el primer mandatario llegase a morir durante su mandato constitucional.
Emilio Chuayffet suele crecerse en situaciones conflictivas. Sobre todo si respetan su autonomía, que no fue el caso con el entonces Presidente Zedillo. Su papel como diputado le exige, al contrario, una independencia extrema que no se haga bolas con la necesidad de negociar. Y tampoco le tiemblen las corvas a la hora de confrontar posiciones políticas interesadas, como la de Pablo Gómez.
Ahora lo van a criticar por el asunto del dinero para “vestuario” de la pareja presidencial.
Y esto, además de injusto, nos define que no hay mayor tema controversial. Porque a final de cuentas lo importante es que ese dinero, que puede parecer mucho, incluye mayor cantidad de trajes para vestir al Estado Mayor Presidencial que a la primera dama… Es decir, lo que le están objetando es intrascendente, lo que significa que consiguió sacar adelante lo verdaderamente peliagudo. Defendiendo, además, una posición abierta a favor de Madrazo, contra Elba Esther y sus aliados en la Cámara… Lo que no es enchílame otra…

Adelante, opina: