Ahora Resulta que Salinas es Igual al Peje…

* El Favor del Subcomandante
Se equivocan quienes piensan que Carlos Salinas es sinónimo de todos los males en el país. Antes, al contrario, para dueños de grandes capitales su nombre sigue siendo el gran “chamán” que convirtió en oro todo aquello que tocó.
De ahí que el discurso del “Subcomandante” Marcos le hace el mayor de los favores. Justamente donde necesita quitarse la imagen de “izquierda”, de populista y hasta de radical.
La apuesta es de Manuel Camacho Solís.
Y si hacemos un poco de literatura política, también de Marcelo Ebrard.
No hay tiempo más oportuno, junto con la declaración de guerra, para que el EZLN, el brazo armado y en guerra todavía de la izquierda mexicana, se deslindara de López Obrador.
Porque lo que se busca, indispensable para llegar al poder en el 2006, no es el voto cautivo de los marginados ni de los jóvenes ni de los viejitos que habrá de tener a ciegas, pase lo que pase, sino aquel del dinero. Que está más que temeroso de las políticas económicas que pudiese emprender, estilo Chávez más que Lula, López Obrador ya mandatario.
De ahí las intencionales menciones.
Si tenemos además, un EZLN en pie de guerra, con acciones bélicas, que vuelve a ser noticia, la precampaña de Andrés Manuel será, definitivo, orientada hacía centro izquierda, hacía la moderación y la suma de los contrarios. Hacía privilegiar las negociaciones.
Tal como siempre ha propagado Camacho Solís. Materia en la que es, como en muchas otras, experto.
Si el cerebro de todo esto, si se quiere son meras especulaciones, es el examigo de Salinas, la jugada fue perfecta. Porque en la mitad de la campaña política del Peje puede haber una espectacular reconciliación en medio de la cual el guerrillero ofrece, ahora sí, entregar las armas.
Esto se debe sumar, encimar, a la entrevista que diese el tabasqueño al Financial Times, donde enunció cuidadosamente una política económica (tema que le es desconocido pero que Camacho maneja muy bien) exacta a la de Carlos Salinas.
Relación de amor-odio como la que vivieron siempre el exregente y hoy expresidente de la República, aquella del ya candidato presidencial de la izquierda y del mismo personaje carismático en vías de resucitar a la vida pública, una vez más el apellido Salinas vendrá a ser decisivo para sumar a la gente de dinero. Esto se lo explicó, muy bien, Marcelo. Luego vino Manuel a operarlo con maestría y ahora solamente faltan los muertos, porque para ser noticia el Subcomandante necesita sangre una vez más…
Que nos dura, a Camacho Solís sobre todo, las manipulaciones del poder, si nació para darle clases a cualquiera, ahora doblemente porque también asimiló la lección del fracaso… A ver quién puede con ellos…

Adelante, opina: