Insultos Presidenciales Sepultan la Conferencia del Subprocurador Vasconcelos

* Los Traspies de los Pinos
Rubén Aguilar es un hombre inteligente. Lo triste es que cualquier cantidad de cosas que haya hecho en su vida quedarán detrás, ocultas por su paso por la oficina de prensa de Vicente Fox. Por ser responsable de intentar atenuar, en alguna mínima parte, todo aquello que el primer mandatario suele espetar contra los medios y los periodistas, cuando no está hablando estupideces sobre cualquier otro tema, como todo aquello de los “negros” que todavía no está cerrado.
Es un trabajo difícil que se hace todavía más complejo por la mala relación oficial, que no solamente está vigente en Los Pinos. A lo que debe agregarse arrogancia y mala leche de muchos reporteros, a priori.
Esta es la realidad sobre la cual debe caminar Rubén, lo que equivale a un acto de malabarismo imposible, a recorrer un buen trecho de vidrios rotos o brasas encendidas sin recibir el aplauso de los presentes.
Supongo que, para colmo de sus males, suele ver la serie de televisión norteamericana “The West Wing”, que describe los entretelones de la Casa Blanca, y se mira a sí mismo como su homologo norteamericano pero de película.
Solamente así se puede explicar su “idea” de citar al subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos, supongo que después irán otros funcionarios, a sus conferencias mañaneras.
Porque decir que está copiando a Andrés Manuel López Obrador sería ofensivo y gratuito, por más que lo parezca.
El caso es que debe haber pensado que era muy simple poner a un funcionario público a dictar una cátedra de su trabajo frente a los reporteros de la Presidencia y a continuación tendrían, en automático, páginas y páginas de notas positivas, comentarios ídem y la magnificación del trabajo oficial.
Con lo que, además, conseguiría distraer a los reporteros de la fuente presidencial de las actividades de su jefe y, sobre todo, de su gran capacidad para decir locuras.
No fue así.
Como no podía serlo por razones tan obvias que ignoro como Aguilar no tiene un asesor que se lo explique. Mismas que van desde la organización interna de los diarios hasta los celos entre las fuentes.
¿Por qué un reportero que llegó, en una escala que sigue operando, hasta cubrir actividades presidenciales va a bajar escalones en su trabajo para hacerlo con un subprocurador? Y luego, además, hacerlo a favor…
La lógica va en contra. Y lo que opera, en esto como en mucho, es la mala leche presente.
Por eso todo lo que dijo Santiago Vasconcelos, lo trascendente, lo que implica una tesis de fondo sobre el trabajo realizado contra el crimen organizado, lo que nos tendría que apabullar, o que preocupar, o que hacernos reflexionar por lo menos, quedó fuera de las notas periodísticas. Es decir, que a los reporteros les valió poco menos que un cacahuate.
Y luego vino Fox.
Que no entiende razones, que no hace caso a nadie que lo aconseja, porque supongo que habrá quien le diga la verdad. Vino el Presidente de la República con su “batea de babas” a relacionar los crímenes de mujeres en Chihuahua, que siguen siendo responsabilidad local, con la magnesia. Y de pasada aprovechó para escupir a los medios. Para ofender sin razón alguna, para lanzar su agresión gratuita con aquello de que las pobres muertas de Ciudad Juárez no son sino un “refrito” de los medios.
Más respeto para todos, por favor, tendría que pedirse en voz alta. Pero eso no es lo suficiente.
Lo dramático para Rubén Aguilar, para el subprocurador Vasconcelos, es que fue esto lo que llegó a los medios lógicamente. Igual que la frase, fuera de contexto, una línea en 17 cuartillas, en muchos minutos de exposición, sobre la presunta “inteligencia” del Chapo Guzmán.
Y quienes perdemos, mucho, somos los ciudadanos.
En todo sentido. Primero porque somos agredidos por el poder público y luego por medios de comunicación que no dicen lo que debemos, necesitamos, tenemos el derecho de escuchar. Y aquí voy a ser muy especifica, un ejemplo cierto de esto es la explicación del subprocurador Vasconcelos sobre la violencia en la frontera norte, sobre los crímenes que diariamente llenan las páginas de los medios que le negaron espacio.
Yo como ciudadano, supongo que habrá varios miles en igual situación, quiero ser informada al respecto. Pero mientras Rubén Aguilar siga instalado en programas de televisión gringos, el Presidente Fox en su verborrea insulsa y ofensiva, y los medios de comunicación en el juego de poder, la sociedad mexicana no tendrá esta información. Alguien tiene que comenzar a cambiar antes de que sea demasiado tarde…

Adelante, opina: