Don Nassim se habría enfurecido

Quintana Roo, 19 de enero.- El PRI en todo Quintana Roo es un cadáver putrefacto.

Por eso, justamente en Cozumel, necesitaban una figura con capacidad de “revivir muertos”, un nombre que pudiese traducirse como esperanza, incluso como opción. Y los priistas, que no han perdido el cinismo, lo encontraron en el hijo de Pedro Joaquín.

Es decir, en el sobrino del gobernador cuyas siglas partidarias deberán enfrentar en las próximas elecciones. O sea, la familia del gobernador que los derrotó.

Suena a confrontación íntima. Se antoja tema semejante a lo sucedido en Coahuila. Con el agregado de la presencia de Félix González Canto como mano que ha mecido esta cuna.

El joven Pedro Joaquín tiene todo a su favor. Inteligencia, formación, confiabilidad, tal vez parte del atractivo que acompañó hace muchos años a su padre. Pero tiene, o debería tener también memoria.

Y si esto fuese cierto, una memoria con cariño, con respeto a su abuelo don Nassim.

Es decir, al padre del gobernador de Quintana Roo.

¿O es que la ambición de poder puede borrar la realidad?

¿Llegar a la presidencia municipal de Cozumel puede equivaler a olvidar lo que su abuelo, don Nassim, opinaba, sentía, expresaba sobre Félix González? ¿Dónde quedaron las muchas formas en que se supo, se sintió traicionado por Félix?

¿Esto de la memoria es importante?

Puede entenderse que Pedro, hijo de Pedro y nieto de Nassim, con quien literalmente creció de su mano, quiera ser priista… ¿pero en este momento, cuando el grupo que ahora lo cobija fue quien acusó a su abuelo, ya dejemos al lado lo que mandaron publicar de su tío Carlos, de criminal?

Lo único que me queda cierto, infinitamente cierto, es que don Nassim se hubiese opuesto terriblemente, con toda su fuerza, a una alianza de “los Joaquín” con Félix González, con lo que queda del “Borgismo”, con el PRI que utilizó dinero y poder para denigrarlo, a él, a su hijo Carlos. Es decir, a la familia Joaquín.

Tal vez gane Pedro Joaquín la alcaldía de Cozumel. Tal vez piense que es el principio para convertirse en una figura pública en Quintana Roo, tal vez lo consiga pisoteando temas que fueron infinitamente importantes para su abuelo.

¿Quién puede oponerse a un candidato Joaquín bajo las siglas partidarias, PAN y/o PRD, un candidato que será, necesariamente, del gobernador Joaquín? Además de Gustavo Ortega Joaquín no veo a otro.

¿Y la contienda va a ser educada?

¿Y MORENA se va a subir a este ring?

¿De qué manera la oposición al gobierno, que eso es ahora el PRI, va a convencer a la ciudadanía de qué confíen en ellos? ¿Bastará el apellido Joaquín? ¿Y su padre en qué libro lee, en qué banda de esta jugada estará presente?

Luego, porque no hay espacios, hablamos de las críticas por “caciquismo” que vendrán para todos los Joaquín… Por lo pronto, me duelo imaginar qué coraje tan grande hubiese hecho mi querido Nassim…

 

Isabel Arvide

@isabelarvide

CambioQRR

Adelante, opina: