El valor de la Cuevas

México, 24 de enero.- Gabriela Cuevas se ha comportado como cualquier hombre, con legítima ambición y capacidad de encontrar su propio camino.  Abriendo una puerta a su futuro cuando le cerraron otra, cuando ignoraron su devenir.

Es decir, hizo lo que le habrían aconsejado hacer a un hombre.

¿Cuestión de lealtades?  ¿Qué no les han aplaudido a varios políticos hombres, senadores entre ellos, el haberse apartado del control que ejerce el candidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, sobre todas las decisiones partidistas?  Y aquí incluyo al líder de los senadores que, dice, todavía es panista.

¿Pudo hacerlo Gabriela?

¿Debió hacerlo?  Por qué no…

A la señora Cuevas han tratado de destruirla en los medios, la han llamado de todo, han publicitado videos y declaraciones de hace muchos años, elementos que supuestamente la definen como “traidora” y cosas peores.  ¿A quiénes?  ¿A la supremacía machista que ya le había cerrado toda opción a Margarita Zavala?

A su favor, su propia fuerza.  Lo que Andrés Manuel debió medir muy bien.  Su experiencia. Y su espacio internacional.  Una suma de “positivos” que no interesaron a un mundo machista, y al señor Anaya, sobre todo.

¿Renunció Gabriela Cuevas al PAN, donde comenzó a los 15 años a cuidar casillas según sus propias palabras?  Ya dijo que no, que es imposible hacerlo… que va a apoyar a Andrés Manuel López Obrador.  Es decir, que lleva a esa opción política lo que ella ha construido. Si a los panistas les pareció que no era suficiente, es su problema.

López Obrador está en una legítima, inteligente, capacidad de sumar a todos sus contrarios.  Saben que van a traerle algo a favor, además de votos que requiere con urgencia para ganar por un margen muy alto.  El valoró el “haber” de la hoy senadora independiente.  ¿En dónde está el pecado?

No se trata de siglas partidarias sino de algo más profundo.  De un desprecio a la mujer que, también, se hace notorio en política, pese a los espacios que ellas han conquistado a fuerza, con una tenacidad y una inteligencia doblemente requerida.

Total, que se aguante… deben haber dicho.  Y la Cuevas vio a su alrededor y encontró espacio.  Punto.

¿Qué sigue?  López Obrador, gane o no gane que todo indica que va a ganar, le garantizó una diputación plurinominal para que continué con la presidencia de la Unión Interpalamentaria.

Si los señores legisladores, si el mismo Luis Videgaray como se dice, la apoyaron para alcanzar está posición internacional tuvieron que ser congruentes y darle continuidad con, justo, exacto lo que hoy le ofreció López Obrador.

Gabriela Cuevas tiene el defecto inmenso de pensar como “hombre”, no ponerse a chillar y rumiar un destino que le querían imponer.  Este es el mensaje, lo demás no es sino el verdadero coraje de los señores panistas-machistas que se sorprendieron por algo que ellos mismos aplauden todos los días al intercambiar chalecos amarillos por azules, al juntar el agua con el aceite por la conveniencia de perseguir el poder…

Bravo por Gabriela.

Isabel Arvide

@isabelarvide 

CambioQRR.com 

Adelante, opina: