Osorio Chong le gana al PRD. Ya no lo bajan del tren revolucionario

México, 19 de noviembre.- A punto de cumplir un año en el puesto Miguel Osorio Chong se dio el lujo de recibir elogios de una diputada del PRD que afirmó, ante micrófonos, que sabe hacer bien su chamba. Esto al salir de una reunión de análisis sobre el tema de seguridad, otros habrían recibido rechiflas.
No es sino la cereza en el helado futurista del hidalguense.
Si bien su nombramiento no sorprendió porque existía una pública cercanía con el Presidente Peña, una vez que se conoció el extraordinario poder que tendría en las oficinas de Bucareli, las apuestas subieron de valor. Casi todas en contra.
Eran tantas, incluso encontradas entre sí, las responsabilidades otorgadas por el primer mandatario a Miguel Osorio que, en automático, comenzó una cuenta regresiva. Para muchos era cuestión de meses que el oscuro gobernador, desconocido nacionalmente antes de la campaña, fuese relevado de su puesto.
Titulares muy fuertes de Gobernación se estrellaron estrepitosamente con la realidad en años anteriores, quitando toda robustez a esa posición. Y si no que pregunten a Gómez Mont, entre otros.
Por el contrario, si alguien comienza fuerte el segundo año del sexenio es el titular de Gobernación.
No se ha equivocado con ostentación. No ha hecho estropicio sonoro. No se ha confrontado ni con los políticos de siempre ni con los jóvenes que se montaron al poder hace pocos meses.
En crisis extremas como las recientes inundaciones se bajó del vehículo blindado y fue el primero en meter los pies en el lodo. Diseñó una estrategia de comunicación de los temas de violencia que ha servido como dique en la percepción social de estos. Ha congeniado tanto con los gobernadores gruñones, soberbios, torpes y hasta enfermos que los ha convertido en los primeros propagandistas de su capacidad.
Su fortaleza, expresada en una forma tan discreta que para algunos podría ser sinónimo de perfidia le ha permitido, cómodamente, tomar posesión del cargo de “Jefe de Gabinete” que si bien fue designación de su jefe no era en automático. Ni siquiera en eventos de seguridad, junto a los jefes uniformados, existe duda sobre su mando.
Sin embargo, no se hace pato. No finge demencia ante cuestionamientos y resultó talachero. Cualidad más que necesaria en este gobierno.
El Presidente Peña Nieto dice no tomar decisiones sin escuchar muchas voces, sin preguntar y volver a preguntar a sus colaboradores, a sus cuates, a los líderes sociales, a quien tenga relación con el tema. Ahora nos queda muy en claro que una de las voces que escucha primero que cualquier otra es la Osorio Chong.
Tal vez en declaraciones de su antecesor, Jesús Murillo Karam, se encuentre la explicación a esta gran fuerza: Coordinación.
Y luego, otra vez, coordinación.
Esto ha sido el punto de partida y de encuentro del hacer del titular de Gobernación, conseguir lo imposible para el gobierno anterior: que el Gabinete Presidencial actúe, permanentemente coordinado.
Que no es batea de babas…
A partir de diciembre, habiendo ganado todos los arranques, sigue para Osorio Chong una batalla distinta: La Política.
Es decir, ganar a los políticos haciendo política, Y, también, ganar a los que no son ni saben ser políticos haciendo política. Con todas sus cuotas de tragar sapos sin hacer gestos pero sin olvidar a qué saben.
Va a tener que poner a muchos en su sitio, con suavidad o con aquellas formas de Gutiérrez Barrios. Debe tomar decisiones graves en entidades azotadas por la violencia y la corrupción. Tendrá que poner en uso muchas reglas del sistema político que se olvidaron, como aquello del silencio de los que ya bailaron. Tiene que hacer cambios en el ámbito de seguridad. Se verá forzado a meter mano en problemas del DF que afectan a millones de ciudadanos. Debe poner punto final a negociaciones y dar banderazo de salida a la reforma educativa.
Sobre todo tendrá que tomar muchas decisiones en el ámbito de las entidades federales para que no se atrasen los programas sexenales de Peña Nieto…
No será fácil.
Lo más difícil, pasar de un político provinciano equis a ser el hombre más poderoso después del primer mandatario, ya lo hizo.
Hasta eficiente a los ojos del PRD resultó.
Si camina con cuidado evitando las cáscaras de plátano que le tiren, no lo bajará nadie del tren de la Revolución…
Isabel Arvide
@isabelarvide
Estado Mayor

  2 comentarios en “Osorio Chong le gana al PRD. Ya no lo bajan del tren revolucionario

Adelante, opina: