¿A quién le está hablando el General Cienfuegos?

México, 2 de julio.- Quien haya hablado alguna vez con un general reconocerá, con inmensa facilidad, el discurso del general Cienfuegos convertido en una entrevista.  Porque el titular de la Sedena habla “de corrido”, sin ninguna cortapisa, dice lo que muchos jefes militares comentan en privado.
Y que podía sintetizarse en dos expresiones: “Nosotros sabemos cómo manejar la justicia para los militares” y “Fue un error cambiar el fuero militar para juzgar a militares en tribunales civiles”
Eso lo piensan muchos jefes militares.  Pero no lo dicen.  Y menos lo dicen frente a un periodista que lo va a magnificar con el consecuente ruido político.
Para muchos civiles el general Salvador Cienfuegos habló como militar para expresar su enojo.  Punto.
Lo cierto es que debemos preguntarnos qué está sucediendo realmente en la Sedena para que el general Cienfuegos haya tenido que hablar frente a los civiles pretendiendo ser escuchado por los militares.
Porque esa es la verdad de la entrevista que concedió al diario El Universal.
Lo que Cienfuegos buscaba era al interlocutor militar.  Y no se pregunta por qué.  ¿Es que no lo tiene, es que los militares no quieren escucharlo, es que necesitaba magnificar el enojo de dentro, de abajo en el escalafón castrense para retomar su liderazgo?
Porque Cienfuegos no estaba hablando a los civiles.
Porque Cienfuegos no le dijo a los civiles que lo que quiere es “que pusiéramos las cosas en orden” sino a los militares.  Cosas en orden es un mensaje hacía dentro…
Es más, por hablar como militar, en lenguaje castrense, se mostró vulnerable.  Grave error político.  Admitió  no tener información del  juicio que se sigue a los militares por Tlatlaya.  Es decir, admitió que no tiene interlocución con su jefe o con la señora procuradora.
¿Quién puede creerlo en el medio civil?  Porque sería muy grave que estos personajes, sobre todo el Presidente de la República, no le respondiesen al Secretario de la Defensa Nacional.  No le proporcionaran información.
Me da la impresión, primera persona del singular, que no la pide.  Y que quiso hablar con cuidado político sin lograrlo.
Cienfuegos le dice a sus militares, a quienes manda, que él también es agraviado.  Que él también está enojado.  Que él también está contra los cambios constitucionales al fuero militar. Que él también piensa que adentro saben hacer las cosas…
Lo complicado, tal vez no alcanzó a medir las consecuencias, es que habló frente a un auditorio civil buscando ser escuchado por militares.  Y eso tiene traducciones, asegunes, muy peligrosos.
Baste referirnos al señalamiento de que la corrupción es una amenaza a la seguridad nacional.  ¿Quiénes han sido acusados de corruptos en esta administración?  Muy fácil: la familia presidencial, Luis Videgaray, Osorio Chong, Luis Miranda…
Cualquier referencia a las casas de Las Lomas va a ser lógica en un lenguaje político.
En cuanto a sus interlocutores militares, a los que está buscando sumar, es lógico hablar de que al boletín oficial de un “enfrentamiento” en Tlatlaya siguió un “desarrollo mediático” pero ésta tesis se interpreta  como un señalamiento grave contra los periodistas y la libertad de expresión.
¿Por qué tuvo que buscar un foro civil, con tantas traducciones políticas, el secretario Cienfuegos para poder hablar con los militares a quiénes manda?  Eso es lo que debemos preguntarnos.
¿De dónde la necesidad de repetir que cree en la inocencia de los soldados que participaron en Tlatlaya cuando las pruebas periciales publicadas por La Jornada días antes hablan de un “fusilamiento”?  ¿Quiso decir, a los militares a quienes comanda, que los está defendiendo contra los civiles porque no se está percibiendo así hacía dentro de las fuerzas armadas?
¿Qué está sucediendo al interior de la Sedena, de los mandos militares, de los soldados para que el general Salvador Cienfuegos haya tenido que hablar así, que sumar palabras públicas a su liderazgo?
Esto sí que tendría que interesarnos y preocuparnos.
Isabel Arvide
@isabelarvide
Estado Mayor MX

  20 comentarios en “¿A quién le está hablando el General Cienfuegos?

  1. alejandro rodriguez herrera
    19 enero 2016 a las 14:09

    En los últimos 5 sexenios habemus secretario..esa es una verdad que aunque para algunos sea molesta es la realidad que vive el Ejército Mexicano… es un conocedor, es un táctico, es un estratega, es un operativo, es un administrativo, su único defecto es no ser político..porque el nació para ser soldado…honesto en su actuar e íntegro en su pensar—ese es Salvador Cienfuegos Zepeda..

Adelante, opina: