Los sinsabores del informe que vino del extranjero. ¿Qué hacemos con tantas verdades a medias?

México 11 de septiembre,. ¿Quién hizo el nuevo Informe sobre Ayotzinapa?, ¿cuántos saben quién lo hizo y por qué razones, con qué material, o qué traducción legal puede tener?. De pronto llegó la noticia, en domingo, de que un grupo de expertos extranjeros, parte de una organización internacional relacionada con derechos humanos, decía que todo lo que la PGR había afirmado sobre los hechos, trágicos, de Iguala no era verdad. Y lo documentada con más de 500 cuartillas.
El Gobierno federal se apresuró a responder, para que quienes no se habían enterado pusieran las pestañas muy tiesas. Y, como suele suceder, la procurador Arely Gómez, lo enredó todo todavía más.
A partir de ese día, llevamos ya cinco más, todo ha sido analizar el citado Informe. Supongo que por lo menos unos cuantos lo han leído, o revisado, o siquiera visto. Lo cierto es que todo mundo volvió a hablar de Ayotzinapa, de los 43 estudiantes asesinados que, ahora nos enterados, legalmente no son tales.
Este análisis del Análisis de los señores de la GIEI ha sido devastador en varias vertientes. Primero que nada la confusión generalizada en que todos tienen una parte de la “verdad histórica”, a lo que ha contribuido el esfuerzo del Gobierno para “comunicar” sus puntos de vista bajo la firma de algunos “reporteros”.
A continuación la indignación por el resumen de lo que sí pasó esa noche, desde la desaparición de los estudiantes después de una agresión incalificable en la que participaron policías federales frente a un Ejército omiso, hasta la falta de respuesta oficial inmediata. Para continuar con el análisis, el vocablo está de moda, de una investigación oficial, institucional, que resulta totalmente fallida.
Ya no hablemos de verdades contra verdades, todas emitidas por expertos, sobre si fueron o no quemados esa noche en el basurero de Cocula, tema espinoso en exceso, sino de la manera en que ahora nos enteramos de que había otro autobús, y tráfico de heroína mezclado con todo esto.
¿Qué nos puede restituir la fe en la PGR después de este desprestigio internacional? Porque fueron peritos extranjeros quienes están diciendo lo que no se hizo, lo que no se tomó en cuenta, y provocando que el primer mandatario ordene incorporar sus “recomendaciones” en una nueva indagatoria.
Pregunta de manera interesada y en voz alta qué pudo pasarle a Jesús Murillo Karam para llegar a este resultado desastroso. Y este desprestigio que no creo que merezca toda su vida política.
¿Por qué no se investigó con eficiencia y profesionalismo todo lo que debía investigarse?
Esto es un tema terrible, que produce una angustia inmensa, imposible aceptar tanta incapacidad de la autoridad. Y peor todavía imaginar que no fue incapacidad sino deseo, orden cumplida de ocultar la verdad.
No es lo más devastador del repaso de los hechos de esa noche infame de septiembre del año pasado. Lo peor ha sido comprobar que la actuación del Ejército fue, por lo menos, omisa. Inaceptable comprobar, con toda la documentación, que fueron militares quienes acudieron al hospital donde se negaban a darle asistencia médica a un herido y no hicieron nada por protegerlo, o salvaguardar a sus compañeros.
Los militares que ahí intervinieron se concretaron a regañar y humillar a los muchachos, como si fuesen enemigos, cuando era un grupo de mexicanos en una situación de peligro. En la calle había enfrentamientos, balazos, cadáveres que habían sido ya reconocidos por los militares, por qué no cobijarlos de esa violencia…
Esto es lo que me parece más agraviante de todo. Los estudiantes fueron sometidos, balaceados, “capturados”, secuestrados, asesinados por sicarios y policías que estaban a su servicio… eso me queda claro, pero en esa escena de verdadera guerra los militares no los protegieron…
Faltan muchos días y muchas confusiones compartidas en voz alta alrededor de este nuevo “Análisis”, también falta replantearnos a fondo qué clase de autoridades merecemos tener y cuál debe ser, por Ley, el papel del Ejército en todos los ámbitos de nuestra horripilante y violenta realidad…
Isabel Arvide
@isabelarvide
Estado Mayor MX

  7 comentarios en “Los sinsabores del informe que vino del extranjero. ¿Qué hacemos con tantas verdades a medias?

    Adelante, opina: