La sombra de Calderón en el mensaje de Peña Nieto. Se impone la Política: Todos juntitos y de la mano…

Foto: Especial

Foto: Especial

México, 9 de enero.- El Presidente Enrique Peña Nieto utilizó una expresión castrense para informar, por Tuiter, la captura de Joaquín Guzmán Loera.  Textualmente festejó una “misión cumplida”.  Sin embargo, a la hora de las definiciones, con dos banderas mexicanas detrás, en palacio nacional, el mensaje fue político.  Con la sombra, pesada, de su antecesor.  Y la necesidad, grande, de probar que ellos, su gente, su gobierno, son eficientes porque están “coordinados”. Todos juntitos encontraron y sometieron al “Chapo”, todos juntitos trabajaron “día y noche” para alcanzar el éxito, todos juntitos merecen su felicitación.
En ningún momento, de intencional cara a la Nación, el Presidente felicitó a los marinos, a los miembros de la Armada, a quienes detuvieron al prófugo.  A quienes estaban desde hace meses, muchos de ellos, en Sinaloa buscando debajo de todas las piedras.
Porque en ninguna imagen se observa un policía federal, a ninguna persona de la PGR, no se diga a un soldado.  El operativo fue responsabilidad individual de la SEMAR.  Fueron marinos, uniformados como tales, los que dispararon y arriesgaron sus vidas. ¿Por qué escatimar una felicitación concreta?
Independientemente de que fuese necesaria, o de que los protagonistas de esta captura lo estuviesen esperando, su comandante supremo prefirió ignorar su papel para repartir estrellitas de bien portados hasta a la procuradora Arely Gómez, no se diga a quienes lo dejaron escapar, porque hasta Luis Miranda estaba junto al primer mandatario.
Todos juntos, coordinados, todas las fuerzas de seguridad participaron repitió machaconamente.  Y lo cierto es que durante meses solamente supimos de los marinos, incluso con quejas de los lugareños por su presencia en regiones apartadas de Sinaloa.
Tampoco agradeció, no era políticamente correcto, Peña Nieto a quienes apoyaron esta búsqueda, norteamericanos y colombianos.
El primero en recibir, con la piel tan curtida que ni se sonrojó, el abrazo presidencial fue el Secretario Salvador Cienfuegos.  Mientras la política ganaba a la realidad, muchos marinos celebraban legítimamente.  La huida del “Chapo” fue una afrenta a su honor que decidieron limpiar, al costo que fuera.  Y vaya que lo hicieron.
Por lo pronto, frente a la debacle del dólar, con grandes crisis políticas, cerca de elecciones locales complicadas en todo el país, con una crítica internacional durísima, el Presidente Peña Nieto privilegió la política sobre lo justo.  Y repitió que ellos, de verdad, ellos no van a ser como los que estuvieron antes.  Y él, de verdad, él no va a permitir que haya pleitos ni rivalidades ni favoritismos entre los responsables del ámbito de seguridad de su Gabinete.
Ahora sólo falta que las encuestas, que reflejan lo que la gente piensa, hayan escuchado este mensaje.  Y que estas palabras borren las imágenes de los miembros de la Marina-Armada de México capturando al “Chapo” Guzmán.
Isabel Arvide
@isabelarvide
Estado Mayor MX

Adelante, opina: