Tú también Barbosa…Que solos se van quedando

México, 1 de marzo.- Los tiempos se acotaron por sí mismos. Como el cauce de un río que vuelve a recibir el agua, sin sobresaltos. Y este tiempo político le pertenece a Andrés Manuel López Obrador. Por obra y gracia de todos. Del PRI en primer lugar. Del infinito agravio que el pueblo ha transformado en rabia.
Los enojados se sumaron en automático al tabasqueño. También los empresarios. También académicos, intelectuales, eso que algunos llaman “gente sensata”.
Y ahora Miguel Barbosa que no es ningún tonto.
No es únicamente que haya comprometido su voto, sino que ha hecho un llamado para que el PRD vote por López.
Eso qué significa. Únicamente que mucha gente cree que Andrés Manuel va a ganar. Y, por lo tanto, por esta creencia, por esta convicción, es que quiere estar cerca. Es que quiere irse al “lado correcto”.
¿Qué tuvo que pasar para que López se transformase en el “lado correcto”? Sobre todo, pasaron cuatro años de realidad. De una realidad que no le gusta ni un tantito a millones de personas. Y pasó, sucedió, la gran hecatombe del PRI.
Pasó Javier Duarte y el gober de Nuevo León y también el gober de Quintana Roo… Y toda la comunicación, eficiente, de lo que presuntamente se robaron. De esas cifras de millones de millones de pesos que rebasan la imaginación. Sin castigo. Con una impunidad que la sociedad percibe intencional, ordenada por el propio Gobierno federal.
Pasó que dejamos de tener funcionarios confiables y comenzamos a asustarnos ante el ruido de un helicóptero porque, en una de tantas, puede ametrallar nuestra casa. Pasó, pues, de todo en contra de los ciudadanos.
Nunca habíamos tenido un mandatario que tuviese tan escasa popularidad. Y menos que fuese cuestionado en temas tan importantes como la defensa de la soberanía nacional. Porque a estas alturas de la historia poco importe que maravilloso, inteligente, honesto o los adjetivos que se quiera utilizar pudiese ser Enrique Peña Nieto… la gente lo percibe en negativos.
Ahí está ya la elección.
Y para muchos, Barbosa entre ellos, el resultado de la elección a favor del líder tabasqueño que ha demostrado ser por igual persistente y fiel a sí mismo. La gente, esto es tan importante, no concibe cambio en él. Y cree, está cierta, que se equivocó al votar a favor de Peña Nieto.
¿Tiene fuerza el convencimiento del senador Miguel Barbosa a favor del líder de Morena? ¿Fuerza Política? ¿Fuerza Moral? Lo tiene. Es un hombre que tiene respeto de sus pares, que se ha comportado con mesura, que encabeza fracciones incendiarias de ese partido. Es una voz autorizada, dirían los antiguos…
Este es el fenómeno a analizar sin meterle hormigas en el estómago. Sin tirrias. Sin miedo escénico. Y, también, sin el pánico que deben sentir quienes se han servido del poder con impunidad.
Lo más importante es la divulgación, muy eficiente, de la percepción de que va a ganar la elección del 2018. Porque esto codifica, establece un fenómeno de triunfo, como bien saben los expertos en elecciones. Lo más difícil en una elección es “levantar” a un candidato que la gente “piensa”, “siente” que es perdedor… que va a perder. Como le va a suceder al PRI.
Si en el Estado de México se duplica este fenómeno, seguro va a ganar Morena. Es decir, si Delfina comunica que va a ganar, la gente va a votar por ella, aunque no sean partidarios de ella o de su partido, simplemente porque a la gente no le gusta apostar para perder. No le juegan a los perdedores.
¿Eso va a ser bueno, malo o todo lo contrario? Ese no es el tema. Andrés Manuel puede ser la suma inmemorial de todos los demonios o el salvador universal o un político necio o lo que quieran que sea. Eso es aparte. Tampoco va a discutirse cómo va a ser o a dejar de ser su Gobierno. La gente, como el senador Barbosa, se suma a su “cuadra” porque lo ven “ganador”.
Y en nuestro país, no olvidar, solo los ganadores ganan…
 
Isabel Arvide
@isabelarvide
Estadomayor.mx

  1 comentario en “Tú también Barbosa…Que solos se van quedando

  1. Roberto Sergio Jimenez Tornero
    8 marzo 2017 a las 13:20

    Este es el compromiso de la clase politica hacia la doctrina partidista, donde los chapulines politicos brincan de un partido a otro sin importar un proyecto de pais, fidelidad a los principios de partido, honestidad, etc ¿Y EL PAIS DONDE QUEDA?
    Por eso MEXICO va de mal en peor, a estos politicos lo unico que les interesa es acomodarse en un puesto y cobrar sus jugosas quincenas, lo demas les vale. BONITA DEMOCRACIA HEMOS CREADO, PURO VIVIDOR.

Adelante, opina: