Toma de posesión de Juan Carrillo, Isla Mujeres

jcc01Quintana Roo, 01 de octubre.- Al frente, Alicia Ricalde tomaba posesión del recinto. Olvidando que había perdido, colocaba a su gente en sitios convenientes. Faltaba más de una hora para que iniciara, para que los demás, los que debían asistir, llegasen. Estaba solo ella y más de veinte edecanes tropezando entre sí. Ni idea de qué debían hacer. Una y otra vez consultaban listas, ponían a “voluntarios” a ocupar lugares para importantes.


Su lema muy simple: Construir el Futuro.
A la llegada me preguntaron si era importante o invitada de los demás, de los normales. Buscaron y buscaron mi nombre… Me llevaron a la última fila hasta que les dije que iba a “cuidar” el lugar de un periodista importante, cuyo “señalador” estaba en la segunda fila. Me permitieron sentarme detrás, pasillo de la tercera fila, y pusieron a una joven delante de mí, supongo que para cuidar que no avanzara más.
Ella, cola de caballo, que le hicieron el “salón de belleza” según me haría saber, se tomaba selfies y selfies y selfies… quería asegurarse que su peinado fuese perfecto porque iba a conocer a los papas de su novio… en noviembre para lo que “ensayaba”. En eso entró como una jefa de edecanes o funcionaria, que también tropezaba entre todas buscando a los importantes y los más importantes que los importantes… la joven que me cuidaba mandó a uno de los ayudantes ocupadores de lugares para tomarle una foto… a la cola de caballo porque quería copiar el “peinado”.
La sobrina de Alicia Ricalde, hija de Julián que ya estaba sentado en la tercera fila, desde dónde no respondió saludos ni dejo de utilizar su celular revisando mensajes, estaba con un joven ya dispuesta a sustituirla pero, obvio, después de la ceremonia oficial. Poco a poco llegaban los invitados normales y los otros. El lugar estaba en el otro extremo de la Isla, en realidad como ocho cuadras del Ferry, y la brisa era grata.
Llegaron los importantes periodistas, uno de los gemelos Millán a sentarse junto a mí… me corrí un lugar, y llegó el otro gemelo…
De la nada apareció el gobernador y acompañantes. Un “escolta” rapado se paró a distancia prudente vigilando a la concurrencia. Dio comienzo el acto.
Buen discurso, sorprendentemente bueno, de Juan Carrillo. Su lema muy simple: Construir el Futuro. Compromisos muy aterrizados en la realidad, como el equipamiento del hospital, lo de la basura que pidió que todos ayudasen a levantar… antes un pequeño video, en que Carrillo estaba con los pescadores y demás.
Habían familias humildes, empresarios cuyas mujeres llevaban sofisticados vestidos de verano, el exgobernador Joaquín Hendricks que no fue presentado, Chanito Toledo, José de la Peña, un estilo político muy relajado… excepción de las edecanes, y mi cuatita de la cola de caballo, que obviamente terminaron por ocupar los lugares de los importantes muy “VIP”como les llamaban en sus listas… que no fueron.
El himno nacional lo tocaron dos veces… y el gobernador no habló, se fue rapidito… acompañado hasta su vehículo por Alicia Ricalde, vestida de blanco y negro, con un rebozo blanco.

Adelante, opina: