El fracaso de la vocera

Quintana Roo, 31 de enero.- En realidad, su ineficiencia supina se demostró el mismo día de la toma de posesión del gobernador Joaquín.

Llevarle a un desayuno a Román Trejo, ponerlo a su lado para tomarse una “selfie”, después de haberlo ofendido, insultado, agraviado cotidianamente durante varios meses, previo pago, fue el mayor error que pudo cometer la todavía “Vocera”, Haide Serrano.

A partir de ahí fue muy fácil resbalar en la “Casa del Jabonero”.  Todo estaba diseñado en su contra.  Y cuando se dio cuenta de lo inasible e inoperante de su cargo, en lugar de salir por la puerta grande se aferró y se volvió a equivocar y, luego, se volvió a equivocar.

Sin control económico de medios y periodistas, ni capacidad para sumar voces al gobierno, vivió crisis internas donde todos los empleados se quejaron, y externas donde no hubo capacidad de respuesta.  Donde ni siquiera pudieron hacer una “escenografía” para los mensajes, todavía no se sabe si en presencia o ausencia, del gobernador mientras se levantaban cadáveres en Playa y en Cancún.

Apenas cruzada la línea de los 100 días de gobierno, Haide Serrano es un bloque, un peso a remontar para el “gobierno del cambio”.

Ahora sí que nos podemos explicar el desastre, la pérdida de popularidad, los vacíos de información que se han vivido desde que llegó al poder Carlos Joaquín.

 

Las versiones sobre su salida han abundando, con nombres hasta de quién podría sucederla.

Lo asombroso es que su única defensa venga de “Luces del Siglo”, es decir de una publicación que no circula, de unas voces que fueron críticas, muy duras, contra Félix y contra Borge y que ahora tomaron el lugar del desaparecido diario “Respuesta”, al menos en su publicación a favor de la señorita Serrano.

Así, Luces del Siglo, en alguna medida “filial” de Reforma, que no puede encontrarse en ningún expendio de diarios de Quintana Roo, que por las tardes se reparte entre los expendios de helado de Cancún, publicó que es mentira.  Que la señorita está fuerte y va a seguir cobrando como “vocera”.

En este manifiesto, casi boletín oficial, escribieron que eran “falsas” las versiones de su salida y también mentira lo publicado sobre “una confrontación” con Felipe Ornelas por el cargo.

Quienes no estábamos enterados de esto, confrontación es una palabra fuerte, volteamos a mirar… y preguntar quién es don Felipe… pero todavía se pone mejor, porque resulta que este personaje desconocido, es el responsable de la “Estrategia de Comunicación del Gobierno”, mientras que, según Luces del Siglo, la señorita Serrano lo es de “la comunicación del titular Ejecutivo”.  Su símil es de risa: “Al primero le toca tener la locomotora de la comunicación lo mejor aceitada y a ella le corresponde operarla”.

Lo que no dijeron, es que no hay vías para que transite dicha locomotora.

Ahora sí que nos podemos explicar el desastre, la pérdida de popularidad, los vacíos de información que se han vivido desde que llegó al poder Carlos Joaquín.

Imposible diseñar una oficina de comunicación bajo estas premisas.  La estrategia de comunicación del gobierno es un todo que incluye, forzosamente la comunicación directa del gobernador.  Imposible separarlos.

El mal manejo de la comunicación es lo peor que puede sucederle a un gobierno, a una institución, a un gobernador.

 

La única información que existe en Google sobre el señor Ornelas, es la referencia a su Tuiter (@felipeornelasp), donde dice ser un padre de familia preocupado por sus hijos.  Su actividad en esa red social es muy poca, y básicamente retuitea otras informaciones oficiales.

¿Por qué es él quién diseña la Estrategia de Comunicación de un gobierno que necesita tanto de la comunicación?

Sucede igual que con la señorita Haide Serrano, que no tiene un pasado ni pleno ni amplio ni referencial a la comunicación… perdón, su perfil en LinkedIn, escrito por ella misma dice que tiene 20 años como experiencia de periodista, y que fue jefa de prensa de Carlos Joaquín en el Ayuntamiento de Solidaridad, además de estar a cargo de los “blogs” del diario Excélsior… lo que no le consiguió ser conocida en el medio nacional.  No tuvo ninguna presencia.

Su experiencia en redes sociales, ahí se insertan los “blogs” que coordinó, debería haberla capacitado para que Carlos Joaquín tuviese mayor presencia y aceptación ahí.  Lo que no sucede.  La cuenta de Tuiter de Carlos Joaquín (@CarlosJoaquin) tiene 38 mil 700 seguidores.  La de su hermano Pedro Joaquín Coldwell (@JoaquinColdwell) tiene 268 mil, la de Roberto Borge (@betoborge) 139 mil, la del gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval (@AristotelesSD), 298 mil.

La cuenta de Tuiter de Haide Serrano (@HaideSerrano) tiene, únicamente, 2 594 seguidores… o sea…  Y ahí hay muy poca información de su jefe, como consta.

Ahora con el conocimiento de que la señorita vocera no tiene influencia alguna en la “estrategia de comunicación”, nos resta preguntarnos qué hace.

Otra de las preguntas con las que nos quedamos es por qué tuvo que ser Luces del Siglo quien saliese a “defenderla”, que no era suficiente con un gesto, una palabra, una instrucción de su jefe Carlos Joaquín para que quedase claro que no va a moverla de su lugar… ¿Por qué esto no se dio?  ¿Será que Norma Madero está sacando su banderita, por si hace falta?

Si el gobierno de Quintana Roo a escasos cuatro meses de haber llegado al poder tiene esta incapacidad para comunicar que su “vocera”, o jefa de prensa, en realidad sí lo es… ¿Qué podrá comunicar?

El mal manejo de la comunicación es lo peor que puede sucederle a un gobierno, a una institución, a un gobernador.

Decía don Fernando Gutiérrez Barrios que obra política que no es comunicada no existe, aunque sea un puente…

 

CambioQRR

Isabel Arvide

@isabelarvide

Adelante, opina: