Manlio Fabio ¿defenestrado?

México, 19 de enero.- En política, definitivo, no hay casualidades. Cuando los tiempos políticos son difíciles, todavía menos se puede creer en las coincidencias inocentes. Por eso la gran defensa que hace Ricardo Monreal de Manlio Fabio Beltrones tiene múltiples lecturas. Todas a favor, muchas preocupantes para los priístas, los gobiernistas y los otros que han querido destruirlo.
Decía Beltrones, en corto, que este tiempo es propicio para volver a contar a los amigos, para saber quiénes lo son en verdad. No parece que Monreal lo hay sido, sí en cambio han coincidido sus protagonismos públicos. Por lo tanto, todo lo que escribió a su favor tiene doble peso específico.
Y quede establecido que no hay mentiras ni exageraciones cuando afirma: “opositor leal. Fue el interlocutor más importante de las dos presidencias panistas con el PRI… La palabra como garantía: en las negociaciones parlamentarias y de gobierno, difíciles e intrincadas, Beltrones suele dejar como garantía “mi palabra de honor”…
¿Monreal elogiando lealtad y compromiso de Beltrones? Justo, como dice, en un tiempo donde no han salido a defenderlo…
Para muchos hay jiribilla en esto. Quienes hablan de un mensaje de Morena pueden estar en lo correcto. La apuesta en su contra, no la de hoy sino las que se han ido acumulando a través de los años, suele convertirse en un disparo a los pies de sus enemigos. Si algo tiene Beltrones, valga la pena repetirlo, es la capacidad de sobrevivir a las peores acusaciones, de salir indemne de las crisis más severas.
Y el tema de Chihuahua no será excepción.
Lo que nos refiere a lo importante: ¿a dónde va Manlio Fabio?
¿O de verdad alguien en sus cabales, dentro del entorno de poder sexenal, puede imaginar que lo ha destruido?
La pregunta es a dónde va… porque no se va a quedar en su casa haciendo inventario de su pasado, su energía, su fuerza, su conocimiento no se lo permitirían. Sobre todo su voluntad, esa fibra interna que lo ha caracterizado. No es, ni parece, un viejito que piense en los nietos y el retiro, por el contrario.
Entonces, insisto, ¿a dónde va Beltrones? Porque no es de pedir permiso. Y con lo que está viviendo menos todavía…
¿Qué va a suceder en Chihuahua? No hay, todo indica que tampoco habrá, acusaciones en su contra. Los abogados de su colaborador encarcelado creen que puede salir de la cárcel en pocas semanas, y la confrontación de Javier Corral ya se volvió tema político con el gobierno de Peña Nieto, con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, más que con el sonorense.
Beltrones no está indiciado en ningún expediente penal, no tiene una vez más “cola que le pisen”, no protagonizó ni firmó ni ordenó ninguno de los hechos que se señalan en las causas penales de financiamiento público al PRI, lo que quiere decir exclusiva y brutalmente eso, justamente eso.
Por lo tanto, en muchas oficinas públicas deben estarse preguntando también ¿a dónde va Beltrones?
¿Va a ser candidato por Morena? Monreal escribió que es un “promotor de acuerdos” y que uno de sus logros más grandes ha sido la reforma política que permite el reconocimiento constitucional de la figura de “gobiernos de coalición”… que quede ahí para lo que se ofrezca…

Isabel Arvide

@isabelarvide

Estadomayor.mx

Adelante, opina: