Aclaración al hijo de mi General Miguel Angel Godínez

México, 22 de julio.- Uno de mis mejores amigos, a quien quise y respeté por muchos años, se llamó Miguel Ángel Godínez Bravo.
Lo conocí cuando era jefe del Estado Mayor Presidencial con el presidente López Portillo, y estuve muy cerca de él los siguientes 30 años, hasta su muerte.  Fui a verlo a Roma, a Oaxaca, a Chiapas, a su casa muchas veces como él estuvo en la mía.

Fuimos confidentes, fuimos muy cercanos, fuimos muy íntimos.  Lo que saben todos en las fuerzas armadas porque nuestra relación fue infinitamente pública.

Fue mucho mayor, más intensa de lo que quiere publicitar su hijo en su espacio en el diario Excelsior.

Esta aclaración debió ser hecha personalmente, pero Miguel Ángel chico no me responde la llamada.

Solamente quiero precisar que respondí, en este espacio, puntualmente, de inmediato, la colaboración de mi amigo, a quien respeto, Juan Veledíaz ( “Disentimientohttp://www.estadomayor.mx/84038 ).   Y que, como consta, expresé mi desacuerdo con lo que publicó sobre Godínez Bravo (‘La “guardia pretoriana” en la mirahttp://www.estadomayor.mx/83936 ).

El general Guillermo Galván Galván le pidió al general Godínez Bravo si tenía información guardada sobre el conflicto armado en Chiapas.  Y éste, lo supe por los dos, le respondió que yo tenía el archivo, la información más completa.  Que lo habíamos vivido juntos.

Y así fue.  Así consta en mi libro La Guerra de Los Espejos, que Miguel Ángel Godínez chico no debe haber leído.

Ahí están los testimoniales de mi general Godínez y de todos los protagonistas militares.  Es importante hacer constar que fui el único civil en los cuarteles militares durante este conflicto.

Basta releer sus páginas para poner a cada uno en su sitio.  El mío está probado en la lealtad a mi general Godínez.  Yo no escribo por consigna.  Yo no recibo instrucciones en la oficina del titular de la Sedena.  Yo no soy vocero del general Cienfuegos.

Si por eso debo ver mi nombre en las páginas de Excelsior con intenciones oscuras, para decir lo menos, es precio a pagar.  Cada quien con su cada cual.  El poder, debería saberlo Godínez chico, es temporal.

Y simplemente, lo sabemos todos en EstadoMayor.mx, lo escribimos todos en el aniversario número seis, no somos un “pequeño blog”, pese a quien le pese.

La realidad es más fuerte que cualquier versión oficial…

 

Isabel Arvide

@isabelarvide

EstadoMayor.mx

Adelante, opina: