Al final del túnel

Al final del túnel

Al final del túnel, de Isabel Arvide, es mucho más que el término de un viaje periodístico, cuartilla tras cuartilla, a lo largo de una campaña presidencial por todos los rincones de este México de nuestras esperanzas. Más vale que así sea. Es un tratar de comprender al país, desde el punto de vista de una periodista poco común, con sus habitantes, sus políticos, sus mujeres y hombres de la prensa, sus militares, su idiosincrasia, dividida en tantas partes como poblaciones cuenta la nación. Isabel, la “única”, la que no quiere ser ejemplo de nadie ni de nada, aunque se pasa la vida en ese ajetreo constante e incesante de su periodismo, creando a su alrededor centenares de lectores y de admiradores, logró, al pergeñar estas páginas, un reflejo vivo de lo que sucedió en la campaña presidencial recién terminada. Retrata, más bien copia al carbón, a través de un espejo de la verdad mitológico–al menos con toda su verdad: la de Isabel Arvide— al entonces candidato, ahora Presidente Electo, a los grupos políticos, a los hombres (varones y mujeres) que tomaron parte en esta experiencia política única en el mundo: la de una campaña presidencial en un país como México, donde puede suceder hasta lo imposible. Este libro es eso, la experiencia de “la Arvide”, como le suelen llamar algunos—a los que les entrega toda su amistad, desbordante como los ríos de su tierra—, en la campaña, donde los que pueden aprenden mucho y otros, se quedan como si nunca hubieran participado en nada… Obra de escritura viva, real, sin artificios…Al pan, pan y al vino, vino…se advierte la buena vena poética de la tabasqueña Arvide. Al final, y no precisamente del túnel, Isabel logró un libro de merecida lectura…(Bernardo González Solano).

 

 

Adelante, opina: