Gertz rechazó investigar

México, 15 de marzo.- ¿Querían Fiscal independiente?  Pues ahí lo tienen.  Negándose a investigar la desaparición de los 19 pasajeros de un autobús que circulaba por carretera de Tamaulipas. Que fueron secuestrados y tal vez asesinados.

Simplemente, de cara a la petición del gobierno local, supongo que también de algunas instancias federales, Alejandro Gertz Manero dijo que no. Ya antes había dado cátedra de independencia.

La pregunta es si está justificado.  Si su decisión, no hacer el trabajo, estuvo basada en la falta de elementos, de policías, de ministerios públicos, o simplemente en algo personal.

Desde el primer momento en que se conoció este secuestro, comenzaron las publicaciones sobre una controversia entre autoridades locales y federales que, supuestamente, se “echaban la bolita” sobre la responsabilidad correspondiente.  A pregunta expresa mía, ante las dudas, el jefe de prensa de la Fiscalía, o como quiera que se le llame a esa función, me respondió que ya habían iniciado la investigación, que se había abierto una carpeta en la Delegación de la Fiscalía en Tamaulipas.

A la luz de las declaraciones de Alfonso Durazo, junto al presidente López Obrador, me queda claro que Raúl Tovar me mintió.  Quién sabe si por instrucciones de su jefe o por iniciativa propia.

Lo cierto es que el secretario de Seguridad aseguró, textual, que la Fiscalía “rechazó” atraer la investigación.

Sopas dijese algún ingenuo.

El tema es de fondo.  Incluye analizar la “independencia” de la Fiscalía, así como qué clase de delito puede ser el secuestro de 19 personas en una carretera federal, cuáles pueden ser los argumentos para no investigarlo, que desconocemos, y mejor ni preguntarlos al jefe de Prensa.

Al mismo tiempo de este “rechazo”, otras autoridades federales no se quedaron cruzadas de brazos.  Y los militares, que no se plantean temas de “independismo” se pusieron a chambear bajo las órdenes del general Luis Cresencio Sandoval.  No encontraron a los 19 secuestrados, en cambio,  rescataron a otro grupo de indocumentados, también en Tamaulipas.

Hablamos de 35 personas, incluyendo mujeres y niños, que estaban encerrados en una casa, donde también se encontraron armas.

¿Qué sucede en Tamaulipas?  Supongo que lo mismo que en la esquina de nuestras casas: El cobro de “derecho de piso” por criminales.  Que incluye a otros criminales, estos polleros.  Y como varios grupos se pelean “la plaza”, hay que pagar hasta triple.  Los secuestros de migrantes pueden ser consecuencia de esto, una manera de exigir la “cuota”.

La ciudadanía consiguió tener un Fiscal independiente.  Que impone su criterio sobre aquel de otras autoridades, Durazo en primer lugar, tal vez incluso sobre lo que piensa el primer mandatario.  Porque es obvio que existe una inmensa necesidad de conocer, mediante investigación penal, el destino de los secuestrados.  Así como también de encontrar a los responsables y llevarlos ante el juez. Este gobierno no puede comenzar con indiferencia ante estos delitos.

La impunidad ha permitido, por muchos años, que estos crímenes se multipliquen. A ver cómo terminan los de la 4T con esta realidad, sin el Fiscal Gertz Manero…

Isabel Arvide
@isabelarvide
EstadoMayor.mx

Adelante, opina: