El sargazo, la gran batalla

Quintana Roo, 5 de abril.- El tema, como tantos otros, es nacional.

Lo que olvida, como tantos otros temas, el gobierno federal.

Porque Quintana Roo contribuye con un inmenso porcentaje a los ingresos del país por Turismo.  Y si el sargazo no se combate efectivamente, con mucho dinero, con mucha imaginación, con mayor interés federal, todos absolutamente todos vamos a perder.

Las algas que destruyen nuestras playas se originan en Brasil, en un mar que se llama, precisamente, “mar de los sargazos”.

O sea, es un problema inmenso que nos llega de lejos.  De otro país.  Por eso la iniciativa del gobernador para que intervenga la Secretaría de Relaciones Exteriores en gestiones con ese país, y otros de Sudamérica, para detener el alga ahí.

La solución debe darse desde su origen.

El coordinador de Asesores del gobernador, Felipe Ornelas, que encabezó los trabajos de 71 investigadores aseveró que todo lo que se ha hecho hasta ahora “han sido experimentos”.  Ellos creen que la mejor solución, la más barata es detener el sargazo en mares internacionales, antes de que lleguen a Quintana Roo.

Por su parte, el gobernador del Estado afirma que este problema   debe ser incluido en el Fondo de Desastres Naturales.  Ninguno podemos objetar esto, es el mayor desastre que podemos vivir, incluso mayor que la violencia.

Si perdemos turistas, todos pierden en el país.  Con sargazo tapizando nuestras playas no vamos a tener el mismo número de visitantes, pese a los esfuerzos, inmensos, de Carlos Joaquín.

Se necesitan entre 800 y 1 000 millones de pesos para combatir el sargazo. Que se juntarán con participación del gobierno estatal, federal y la iniciativa privada. Y trabajar con marchas forzadas.

Isabel Arvide
@isabelarvide
CambioQRR.com

Adelante, opina: