Libertad de expresión y medios: Isabel Arvide en la conferencia matutina

Ciudad de México, 3 de julio.- Isabel Arvide cuestionó al presidente López Obrador sobre la libertad de prensa y de medios en su administración.

 

Señor, buenos días, Isabel Arvide

Como usted dijo hace un momento, ya vivimos mucho, tenemos usted y yo la misma edad, ya vimos mucho que ha cambiado, pero se olvidan cosas.

Ahorita que está hablando tanto de medios y de todo, yo quiero, para hacer una pregunta, pero primero quiero recordar cómo era antes, qué era la represión del Estado, porque yo veo que le dicen tantas cosas que yo temo que un día salga por ahí y ya no vuelva a regresar a estas mañaneras, porque le han dicho de todo. ¿Se acuerda, en Cancún?, ¿no le dijeron mentiroso?

Hace Emilio Azcárraga un periódico que se llamó Summa y me hace la directora, me da toda la dirección, toda la confianza, hacemos todo.

Toma posesión, anuncia el gabinete el presidente Ernesto Zedillo y mi encabezado decía: ‘Decepcionó el gabinete’.

¿Por qué? Porque la bolsa bajó de inmediato al conocer los nombres.

Dos días después me habla Jacobo Zabludovsky, que la instrucción de Emilio Azcárraga era que el señor Carlos Salomón, tabasqueño, iba a mandar a un señor, a alguien, un censor para que estuviera todos los días en el periódico haber que podíamos publicar o qué no podíamos publicar.

Nos salimos 39, no nada más yo, renunciamos 39 personas.

Así era la represión, señor. Y más allá todavía, o sea, dos veces intentaron secuestrar a mi hijo, este abogado tan famoso ahora, Coello, era ese subprocurador tan fuerte y había este caso de las violadas del sur, no sé si usted lo recuerde, porque la memoria olvida cosas, y eran los escoltas de Javier Coello, y como yo lo estaba investigando.

¿Qué respondía el gobierno? ¿Cómo era la represión?

‘Pues, intentan secuestrar a tu hijo, a ver si te callas o a ver si no te callas’.

Y luego Chihuahua, señor, Chihuahua, el señor, porque todavía era legal meter a un periodista a la cárcel por el delito de difamación, y ahí voy dos veces a la cárcel, sino que nunca jamás pudieran negar que era verdad lo que yo decía.

Entonces, yo simplemente quería decir esto, esto que se nos olvida.

¿Cuál era la represión del Estado, hasta dónde podían llegar?

Y no se diga por la vía -porque yo tuve pleitos por la vía penal- y también por la vía civil, y por la vía civil, mi casa, que yo había pagado dos hipotecas para tenerla, tranquilamente el señor expresidente López Portillo, porque yo dije una verdad, la señora era una encueratriz, fue todo lo que dije, 17 películas donde ella salía desnuda.

Entonces, mi pregunta va a esto, señor, esto que vivimos, que venimos viviendo 40 años y de pronto llega y hay un cambio brutal, pero ¿hasta dónde va?, ¿cuánto más va a aguantar?

Presidente Andrés Manuel López Obrador

Todo el tiempo. Miren, no vamos a dar ni un paso atrás, ni un paso atrás. El caso de los medios yo conozco la historia, hubo una frase muy fuerte, que nada más la repito para contextualizar, cuando cae el porfiriato y triunfa la revolución maderista, la prensa que estaba al servicio al régimen, se desata.

El presidente Madero yo creo que ha sido el presidente más atacado en la historia de México. Y periodistas e intelectuales, conservadores que guardaban silencio porque tenían subvenciones del gobierno, entonces, ya cuando estaba la prensa totalmente fuera de sí, que llegaron a crear periódicos.

Por ejemplo, había uno que se llamaba El Ojo Parado en contra de Gustavo Madero, porque tenía malo su ojo, bueno, eran tantos los ataques que precisamente Gustavo Madero, Gustavo, dice en un discurso, acuñe una frase: ‘le muerde la mano al que les quitó el bozal’. Eso no se lo perdonaron nunca. Por eso fue tan terrible su muerte.

¿Qué hacía Madero?

Garantizar las libertades. Por eso es el apóstol de la democracia. Todo esto recordarlo para que todos actuemos con responsabilidad.

Yo creo que es importante la polémica, que es importante la crítica, el derecho a disentir, garantizar el derecho de manifestación y que haya respeto, pero con toda la libertad. Nada más que no se me enojen cuando yo utilizo el derecho de réplica, porque si calienta.

¡Cómo no va a calentar!, que digan: ‘Va a manejar la partida secreta’, que diga el Reforma eso.

Espérate, eso sí calienta. No soy Salinas. Vamos respetándonos; o el que otros periódicos sin contexto estén nada más buscando las podridas del guacal.

Es muy interesante esto, pero sí cambió. Nadie, nadie va a ser perseguido, censurado, limitado en sus manifestaciones, nadie. Aquí no le vamos a pedir a nadie, a ningún director de un periódico, de un medio, nada, es libertad.

 

Adelante, opina: