Dice Durazo que no se pueden inventar los jefes militares, que no hay como sustituir los años de entrenamiento…

Ciudad de México, 8 de julio.- El secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, dijo en conferencia de prensa que los mandos de la Guardia Nacional tienen que ser militares, porque no se pueden sustituir los veinte, treinta o más años de entrenamiento que tienen.

 

Recordemos que la Policía Federal se fundó hace 19 años, por lo que la mayor antigüedad es menos a la referida por el funcionario.

Ese entrenamiento es lo que se traduce en “MANDO”, un concepto poco comprendido por los civiles, basta ver lo que subió a Tuiter Alejandro Madrazo, un respetado académico, que afirma que de cualquier forma los militares se tendrían que subordinar.

Y no es así. Difícil imaginar que un civil les hubiese ordenado, físicamente, en el lugar, ante la adrenalina y el coraje, en Huacana, Michoacán, que entregasen las armas. El “mando” implica forzosamente ascendencia, confianza, una relación directa de respeto.

Muchos militares que no se prepararon para formar parte de una nueva institución de seguridad pública, en los hechos una policía, son ahora parte de la Guardia Nacional. El general Bucio, para comenzar, no tenía en sus planes esta responsabilidad.

Las condiciones en que están destacamentados, sus muy rudimentarios “cuarteles”, así sean temporales, no están bien. No les proporcionan mínimas condiciones. Sus alimentos no son los correctos. No obstante, no se han quejado ni han tomado centros de mando o impedido el paso de vehículos. No se han quejado, que quede claro. Están acostumbrados a pasarlo mal, a dormir donde sea, a comer cuando se pueda.

La orden superior es que aguanten.

Es su “mando” quien les ordena para que ellos obedezcan.

Por eso, hay que retomar las palabras de Durazo, que recordó que ante senadores dijo que no había, absolutamente no había un civil para hacerse cargo de la Guardia Nacional.

Hace varios meses, en enero de este año, publiqué: “… Habrá un mando operativo que será militar… será el verdadero jefe… el mando real tendrá que ser un general”.

Asimismo, el 8 de abril de 2019, publiqué: “… la única opción fue siempre un jefe militar.”

Ante tantas críticas que provocó esto, injustas para el general Bucio, queda claro con las declaraciones de Alfonso Durazo que el gobierno de la República entiende de qué trata el “mando militar”, de los años de esfuerzos, de entrenamiento, de educación, de obedecer órdenes, de cambiar de residencia, que están detrás de un grado militar.

Estas palabras de Durazo, magnificadas por los medios de comunicación, deben haber resonado en los oídos y las ambiciones de Tatiana Clouthier que declaró, no olvidemos, que el mando de la Guardia Civil tendría que ser civil… porque de otra manera los militares pondrían al próximo presidente de la República… qué poco entendió la señora…

Isabel Arvide / @isabelarvide / EstadoMayor.mx

Adelante, opina: