Isabel Arvide pregunta sobre Afores, López Obrador muestra su credencial del INAPAM

Ciudad de México, 29 de agosto.- A respuesta de pregunta de Isabel Arvide, el presidente Andrés Manuel López Obrador mostró su credencial del INAPAM contestando: “Y a propósito, mira lo que tengo yo aquí, es un orgullo, me lo acaban de entregar del Inapam, para descuentos”.

Uno de los temas en la conferencia matutina fue las AFORES, así Isabel Arvide cuestionó sobre la política y escenarios para aquellos en la misma generación que el presidente, adultos nacidos entre el 48 y el 52, “usted encabeza una generación, nuestra generación de adultos mayores que no va a poder retirarse, porque usted no va a tener Afore”, le preguntó.

Primero respondió el Secretario de Hacienda, Arturo y Herrera y posteriormente López Obrador, recalcando que la meta es aumentar en tres tantos el monto de la Pensión Universal para los adultos mayores, lo que representaría 1.5 veces el salario mínimo. Ahí aprovechó para mostrar su credencial, “un orgullo, me lo acaban de entregar del Inapam“

A continuación, la transcripción:

PREGUNTA: Isabel Arvide. Buenos días, señor presidente.

Resulta que si la edad de retiro -y no me dejará mentir el señor secretario- con quien tiene Afores está en 65 años, y para su gobierno la edad de un adulto mayor son 68 años.

Resulta también que usted encabeza una generación, nuestra generación de adultos mayores que no va a poder retirarse, porque usted no va a tener Afore, no tiene tampoco Seguro Social, no tiene nada, y yo sí creo en los más de 45 años que ha trabajado.

Entonces, mi pregunta es no solamente cómo va a poder retirarse usted, sino cómo vamos a poder retirarnos toda esta generación que nació 48, 49, 50, 51, 52, que ya es un problema de ahorita.

¿Y dónde está la cultura de protección a estos adultos mayores trabajadores?, estamos hablando de un presidente, de un mesero, de un periodista, exactamente igual que existe en otros países y no existe en México.

Y me refiero a volver a ser sujetos de crédito, porque ahora no le dan a usted un préstamo, bueno, a usted a lo mejor, pero a nadie que tenga 65, 66, 67 años puede comprar un departamento, no tiene un crédito, no es sujeto de crédito, no le dan un préstamo.

El Monte de Piedad cobra 60 por ciento para los préstamos y ahora reciben hasta bolsas de todo reciben, pero cobran 60 por ciento.

Entonces, no hay una ayuda para renta, no hay medicinas, pañales, señor, todo lo que se va a necesitar.

Entonces, mi pregunta es: ¿cómo logra usted y toda su generación que no tuvimos Afores, que con completan las semanas con un solo empleador, porque ni usted lo tuvo, ni muchos lo tuvimos que nos pusieran el Seguro Social?, ¿cómo nos retiramos?

ARTURO HERRERA: Primero quisiera empezar con la aclaración, el presidente sí tiene Afore, lo afiliamos aquí mismo hace algunos meses, su Afore es el Pensionissste. Entonces, sí está contribuyendo a su pensión de retiro.

Pero no dejas de tener razón. Hoy alrededor -si tomamos las cifras oficiales- alrededor del 66 por ciento de los mexicanos está en un empleo formal, pero de ellos la mitad están en trabajos eventuales, lo cual quiere decir que no cotizan.

Para todo efecto práctico, alrededor del 35, 36 o 37 por ciento de los trabajadores mexicanos están cotizando de manera formal. Entonces, tenemos un problema con las otras dos terceras partes y ese el problema que enfrentamos hoy en el 2019.

Un trabajador que -como tú señalabas- tiene 65 años, o pensemos en un trabajador que tiene 75 años que entró a trabajar hace 55 años en el México de 1961, los trabajos formales eran todavía menores; pero ese trabajador probablemente estuvo contribuyendo toda su vida a la actividad económica de este país y se retiró con una pensión pequeña o con una pensión baja.

Y como los sistemas de pensiones no están atendiendo a esos tipos de trabajadores, no porque no quisieran trabajar en un empleo formal, sino porque en México de los 50, de los 60 no ofrecía esos empleos, es por eso que está el programa de Pensión Universal Para Los Adultos Mayores.

Es el reconocimiento de que aun cuando los sistemas formales los estamos construyendo ahorita todavía tenemos una deuda con una gran parte de los trabajadores mexicanos que a lo largo de su vida no tuvieron esta oportunidad.

Pero esa es también la razón por la que tenemos que fortalecer este sistema, porque apostarle a tener sistemas de ahorros sólidos y robustos no es resolver el problema de hoy, es resolver el problema de 20, 30, 40 años, cuando los jóvenes que hoy tienen 20, 25 años, se estén retirando.

Es muy fácil tratar de darle la vuelta a un problema que no nos va a tocar a nosotros, lo responsable es que lo estemos atendiendo desde ahora.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Es muy importante, Isabel, lo que plantas. Lo ideal sería que nosotros logremos establecer en la práctica lo que se conoce como Estado de bienestar, que el mexicano tenga seguridad desde que nace hasta que muere. Ese es un ideal, se ha convertido en realidad en países europeos y yo creo que después de la Segunda Guerra Mundial es el acontecimiento más importante que han logrado los gobiernos europeos.

Desafortunadamente ahora con las nuevas políticas se fue desmantelando el Estado de bienestar, no en todos los países, en los países nórdicos se mantiene; y es un seguro de vida porque al llegar a una determinada edad ya se cuenta con una pensión suficiente, se haya laborado en una empresa o no, cuando se llega a una edad ya se tiene una pensión y se tiene el derecho a la salud, a los mínimos de bienestar. Ese es un ideal.

Podemos ir hacia allá y estamos pensando en esa utopía, esa bella utopía que se pueda convertir en realidad. Va a requerir tiempo, porque va a depender de que tengamos desde luego una administración pública eficiente y honesta, porque eso ya lo tendríamos si no hubiese imperado por tanto tiempo la corrupción.

Pero pueden decir: ‘No se puede financiar’, suelen decir algunos técnicos, no todos, los que no tiene dimensión social. Vienen los actuarios y hacen las llamadas corridas y quiebra el gobierno. ‘No tienen fondos’. Nada más que es cosa de hacer cuentas; nosotros tuvimos, por ejemplo, dos sexenios con ingresos petroleros como nunca en la historia e ingresos que no obtuvieron otros gobiernos, y todo eso se fue por el caño de la corrupción o se desperdició.

Entonces, sí se puede, teniendo un buen gobierno, manejando con responsabilidad las finanzas públicas, sin corrupción, sin derroche, sin gastos superfluos; y si se añade a esto crecimiento económico, si logramos que haya crecimiento económico, pues va a aumentar la recaudación, vamos a tener finanzas públicas fuertes y vamos a tener excedentes para poder financiar el estado de bienestar. Es un proceso.

Yo les pongo un ejemplo. Nosotros estamos entregando pensiones a ocho millones de adultos mayores, en efecto, de 68 años en adelante para toda la población.

Y a propósito, mira lo que tengo yo aquí, es un orgullo, me lo acaban de entregar del Inapam, para descuentos.

Bueno, pero retomando. Hay ocho millones de adultos mayores del país todos que es un derecho adquirido que reciben una pensión de dos mil 550 pesos bimestrales, son todos, es universal. Esto significa una inversión, que no gasto, de 110 mil millones de pesos.

Se puede decir que es bastante. Sí, porque se aumentó al doble, más del doble, porque antes era la mitad y no era universal, no se le daba pensión adicional a los que ya estaban pensionados del Issste, del Seguro o en Pemex o en las Fuerzas Armadas, en fin. Ahora es universal, pero son 110 mil millones.

Si nosotros aumentáramos esta pensión tres veces significarían 350 mil millones de pesos y ya estaríamos con un promedio de 1.5 salarios mínimos.

En una familia, si son dos adultos mayores, ya es un ingreso que les permite salir adelante.

Sí se puede hacia adelante. Independientemente de la pensión por el trabajo, esto puede constituir un complemento, es una de las formas para garantizar hacia el futuro que se tenga un mejor ingreso independientemente de dónde viene, sino que los mexicanos por haber nacido o quienes estén viviendo en este país, tengan ese derecho.

Si se compara con otros gastos –bueno, hablé de 350 mil millones, el presupuesto es de seis billones; entonces, estamos hablando del cinco por ciento del presupuesto nacional- pero si lo comparamos con lo que pagamos por intereses de deuda resulta que es la mitad, porque estamos pagando más de 600 mil millones de pesos de intereses de deuda.

Y si lo comparamos con pensiones en el presupuesto, pues es todavía menos lo que se necesitaría, porque estamos destinando alrededor de 800 mil millones de pesos del presupuesto para pensiones y jubilaciones.

Entonces, sí es posible, no hay que descartar, desde luego sin gastar más de lo que se tiene de ingresos, con disciplina financiera, fiscal, administrativa, se puede.

Entonces, vamos a ir hacia allá y aquí lo importante es que existe este compromiso. Imagínense si se está cobrando un punto por la administración de las pensiones, por el pago a las Afores y en otras partes es 0.7, si logramos eso es un ahorro considerable, que eso es lo que queremos agradecerles a todos los administradores de las Afores, que tengan esa voluntad.

Y lo otro. Decirles a los ahorradores, a los trabajadores mexicanos, que están garantizadas sus pensiones, no hay ningún problema mientras mantengamos esta disciplina que se está llevando a cabo en las finanzas públicas, no va a haber ningún problema, aún con recesión mundial, recesión económica mundial, aun con agravamiento de la crisis mundial –que toco madera- están garantizadas las pensiones. Entonces, decir eso.

 

Adelante, opina: