“Momias hipócritas que deben quitarse la máscara…”

¿Mañaneras los fines de semana?

Ciudad de México, 27 de enero.- El presidente de la República maneja las conferencias de prensa mañaneras como un director de orquesta, que previene el instante en que los trombones deben retumbar. Y que está, casi siempre, antecedido de la palabra corrupción, o del vocablo conservadores.

Hoy no fue la excepción. López Obrador iba por el carril derecho, lento, como pateando un bote, respondiendo a las tonterías, discurso que parecía pagado, de una “periodista” de Acapulco que leyó un manuscrito de intereses locales, cuando provocaron su ira al preguntar por la “marcha” que llegó al Zócalo de la CDMX este domingo.

Se incendió el mechero de su tabasqueño fustigamiento matinal. Su enemigo favorito apareció: Los conservadores. Esa especie social que, también, es conocida como los “Fifis”. A estos, de bocajarro, con sorna, con intención intencional, los llamó momias calladas.

Les espetó que no supieron defender a las víctimas de la guerra neoliberal, palabras más o menos. Les dijo que son unos corruptos que “ahora gritan como pregoneros”.

¿Se refería al malogrado poeta Sicilia, a los Le Barón, a los organizadores de la “sociedad civil”? Agarró parejo, contra todos aquellos que ostentan la calidad de conservadores. Recordó que él sí protestó, que denunció, como consta, en plazas públicas, que no se quedó callado… como momia. Y dijo que el debate era bienvenido porque estos, insistamos, los conservadores, debían quitarse las máscaras.

Hasta el gordito periodista que viene de Laredo se despertó, cuando dijo que iba a seguir fregando… perdón cuestionando a los conservadores corruptos que tienen como doctrina la hipocresía.

Nota habemos.

La periodista de Acapulco se había robado veinte minutos, tres preguntas, mientras Jesús Ramírez tomaba notas en su cuaderno, y otro tanto hacía Miguel Reyes Razo en su inseparable libreta tamaño carta. El agua, el transporte, los defectos del gobierno municipal en Acapulco… López Obrador mencionó la palabra corrupción por primera vez a las 7.25 de la mañana.

Luego respondió, a pregunta expresa, que él no se ocupa de MORENA y no hubo forma de hacerlo salir de ahí. Avisó de un reculón en el tema de la petición de datos al INE porque andan muy “sensibles” y después de hablar, 7.52 de la mañana, de corrupción otra vez, entró en un alegro muy redundante con su reiterada referencia al bienestar del alma.

Ya para finalizar contó que el comandante de la zona militar de Quintana Roo, que es la 34 y está en Chetumal, por cierto, fue herido esta madrugada cuando perseguía a unos narcotraficantes que bajaban droga en una avioneta… que después sabríamos que ya estaba vacía. Y muy contento con el uniforme castrense avisó que el Día del Ejército habrá pachangón en el Zócalo para festejarlos porque le caen de poca.

Y en el movimiento final, un rondó chispeante, burlón, avisó que igual se le ocurre que haya mañaneras los sábados y domingos…

Isabel Arvide / @isabelarvide  

Adelante, opina: