Respuesta a la Sedena

México, D. F., a 23 de octubre de 2000.

Señor general
Efrén Martínez Guzmán
Presente.

Estimado señor general:

La “nota aclaratoria” que envió el día de ayer a la redacción de Milenio Diario es un ejemplo valioso de la incapacidad de la dirección de comunicación social de la Secretaría de la Defensa Nacional.
En lo personal me será de gran utilidad para la próxima conferencia que dictaré en el Colegio de Defensa, es una extraordinaria síntesis de todos los vicios que vienen arrastrando en la materia. Por lo pronto me ha quedado claro, contra su intención, que las afirmaciones del general Jesús Gutiérrez Rebollo son absolutamente ciertas.
El militar en prisión aseguró durante la entrevista publicada este domingo que los doce millones de dólares no habían ingresado a la dirección de bienes asegurados, que a su llegada a la PGR dos años después del decomiso en Nayarit, lo descubrió. Eso es exactamente lo que ratifica su “comunicado”. Lamento, por el bien del derecho a la información, que otros graves señalamientos que hace sigan sin desmentido alguno.
En cuanto a la referencia a mi admirada, querida amiga Martha Anaya coincido en que es una “distinguida reportera”, en cambio lamento que su cobardía supina le haga ignorar otro tanto de mí. Sin embargo, como periodista que soy, habré de firmar muchas notas el próximo sexenio. Entre ellas algunas sobre el triste destino de quienes han vivido el mando militar como sinónimo de impunidad, negocios y crímenes.

Atentamente.

ISABEL ARVIDE

Adelante, opina: