Etiqueta: carta

67 años

Alguno dirá que me salté las trancas, yo respondería que no conocí otra frontera que mi propio entendimiento de lo que veía.  Y vaya que en mi horizonte se sumaron todos los infinitos.  ¿Fue valido?  Hablar en pasado no ayuda.  Fue.  En verdad que fue.  A riesgo de parecer cursi, añadiría que no tengo resentimientos,…

Carta al Sr. Presidente Felipe Calderón Hinojosa

Señor Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, Presente. Señor Presidente, Cada vez que escucho la manera en que líderes de opinión, que me merecen todo respeto, insisten en responsabilizarlo del “baño de sangre” que hemos padecido estos años, pienso con infinita indignación en la apatía de tantos gobernadores, jefes policiacos, políticos, generales que teniendo…

59 años

Cumplir vida, que no años, significa acudir a una cita con el espacio mayor de mi intima intimidad, con todo aquello que va encorvando la espalda en equipaje innombrable, que continua por estorbar mis huesos cada grada, que insiste en romper los espejos hasta despojarme de cualquier confrontación. Una es quien es, diría.  Y punto. …

Carta a Juan Bustillos…

* La Mezquindad de Impacto Estimado Juan, Dicen que no hay mal que por bien no venga. Y yo debo agradecerte la comprobación de que el tema de Chihuahua es, definitivo, político. Hoy me queda establecido que existe una intencionalidad del gobernador José Reyes Baeza, que el juez segundo de lo penal dictó una sentencia…

La mitad de la pasión

Cuantificar la vida es el ejercicio más caduco a realizar. ¿Se mide del dolor hacía el sopor, del grito hacía lo tibio, del esperar hasta el llorar? ¿Se podría intentar la suma de los orgasmos como si fuesen mercancías compradas en algún bazar, o la resta de las lealtades como si fuese producto de subasta…

La mitad de la pasión

Un recuento amoroso para los amigos Cuantificar la vida es el ejercicio más caduco a realizar. ¿Se mide del dolor hacía el sopor, del grito hacía lo tibio, del esperar hasta el llorar? ¿Se podría intentar la suma de los orgasmos como si fuesen mercancías compradas en algún bazar, o la resta de las lealtades…

Cuarenta años

La edad en que uno comienza a temer los espejos y repetir tiempos pasados en los verbos. Del recuento de haceres y el cambio de piel, de la suma sin ambición de multitud. Cumplir cuarenta años es igual a ser vieja que comenzar a madurar, convertirse apenas en adulta a punto de ser demasiado mayor,…